Las tarjetas de red (también conocidas como placas de red) en su mayoría pueden trabajar a 1 gigabit por segundo (1000 mbit/s) o más. Sin embargo, no siempre lo hacen. ¿Por qué? Generalmente porque si uno solo de los dispositivos que confluyen en el mismo switch adonde se conecta el cable que viene de la tarjeta de red del servidor (sea del lado WAN o del lado LAN) trabaja a menor velocidad, todos los dispositivos que se conectan a ese switch deben bajar también la suya.

Entonces se da el caso de que, por ejemplo, tenemos contratados 300 mbp/s pero vemos que por una de las tarjetas de red no pasan más de 100. Lo primero que debemos chequear es a que velocidad está trabajando la tarjeta de red.
En el sistema de control podemos abrir la página Información del Servidor y luego la pestaña Datos del Servidor

Captura de pantalla de 2020-04-03 10-32-10

Abajo a la izquierda se encuentra el detalle de las tarjetas de red físicas (eth…) y virtuales (imq…).

Captura de pantalla de 2020-04-03 10-32-23
Expandiendo la info de cada tarjeta de red física (eth0, eth1, eth2, etc.) verifiquemos que esté trabajando a 1000 Mbps/s

Captura de pantalla de 2020-04-03 10-32-43

En caso de que no lo haga podemos abrir la consola virtual y verificar si la tarjeta tiene la capacidad de trabajar a 1000 ejecutando este comando en la consola virtual del sistema de control:
ethtool eth0
(reemplazando eth0 por el nombre de la tarjeta que estamos analizando)

Prestamos atención a la sección de la respuesta con el título
Advertised link modes:
en la cual nos muestra claramente cuáles son las velocidades a las que puede trabajar la tarjeta y en la sección
Speed
nos muestra la velocidad a la que efectivamente lo hace (el mismo dato que nos proporciona la página Información del Servidor)

Captura de pantalla de 2020-04-03 10-39-55

Si la tarjeta puede trabajar a 1000 mbit/s pero no lo está haciendo, debemos chequear qué otros dispositivos se conectan en el mismo switch que el cable que viene de esta tarjeta y si estos dispositivos no están trabajando a menos de 1000 y haciendo que todos los demás también bajen la velocidad.

Puede ser necesario reiniciar la configuración de red en el sistema de control o en ocasiones también reiniciar completamente el servidor para que la tarjeta cambie su velocidad, una vez corregida la situación.

En caso de que las tarjetas trabajen todas a 1000 y sin embargo el consumo del lado WAN o LAN no llega a lo que tenemos contratado (pero sabemos que puede sobrepasar los 100 mbps), consideremos lo siguiente en las redes mayormente wireless (inalámbricas):

  • Del lado LAN, el límite de consumo (de tráfico de datos) estará dado por la suma de la capacidad real de todos los paneles transmisores.
    Frecuentemente la capacidad real no es la que informan las especificaciones del equipo y mucho menos cuando hay alto tráfico porque algunos paneles se saturan y hasta se “cuelgan” cuando el tráfico es alto en forma constante.
    Debemos evaluar cuánto tráfico permiten nuestros equipos transmisores. E consumo en la o las tarjetas de red LAN nunca será mayor a esta capacidad.
    Si bien se trata de un tema de infraestructura de red y no de sistemas de control, más adelante publicaremos un artículo más detallado sobre esto.
  • La mayoría de los proveedores no entrega el ancho de banda que promete, menos aún en tiempos de máximo consumo. Por supuesto, si son enlaces dedicados, el consumo máximo posible no debería estar muy lejos de lo contratado, pero es posible que no llegue a ese número la mayor parte del tiempo.
  • Los anchos de banda son medidos cada 3 o 5 segundos. Son promedios de tráfico por tiempo y pueden arrojar valores un poco menores a la velocidad máxima disponible. En el caso de los Gŕaficos de consumo del sistema de control, se miden cada 60 segundos entonces tendrán valores menores a los picos reales, pero dan una idea de cómo fluctúa el consumo en las distintas horas del día y si hay variaciones significativas entre semana o en distintos periodos del mes.